-TOUR DE ALTA MONTAÑA-

Rodrigo M.
Abril 23, 2020

Esta es una las travesías más lindas que se puede hacer en Mendoza, nosotros lo hicimos mediante una excursión contratada con la agencia “CEPAS”, donde contratamos también la visita al Cañón del Atuel. Por parte de los chicos de la agencia no tenemos palabras más que agradecer por la predisposición en todo momento, por las energías que pusieron en todo lo que fue esta actividad de día completo, nos regalaron muchas historias de Mendoza y un gran día.

  

WWW.CEPAS.TUR.AR

Ahora esta es una excursión que también se puede hacer de manera particular, si vas a Mendoza en tu vehículo, como también alquilando. La verdad que si son más de dos personas puede ser una gran alternativa, ya que esto les permitiría manejar sus tiempos, ir parando en los lugares que quieran sin apuro y disfrutar de la naturaleza misma. Esto también puede implicar que dividiendo los gastos como del combustible y alquiler de vehiculó en caso de que hayan alquilado resulte lo más económico.

Ahora vamos a contarle como fue todo este día con “CEPAS”, iniciamos temprano en el hotel, desayunando a primera hora de la mañana para estar listo cuando nos vinieran a buscar. Previo a esto, la noche anterior preparamos todo nuestro kit de aventura, tengan en cuenta llevar su termo y minutos antes del horario de que pase el transporte de cargarlo con agua caliente, así disfrutar de unos mates calentitos entre las 09/10hs. Unas galletitas y vianda para almorzar, es un viaje largo. Llevar gafas de sol, sus celulares cargados y si cuentan con la cámara también no olvidar cargar la noche previa. Por ultimo llevar algún abrigo o campera rompeviento.

 

Los chicos de “CEPAS” pasaron por nosotros a las 07:30hs, iniciamos el viaje desde la Ciudad de Mendoza por el corredor oeste hasta tomar la Ruta 82 para visitar lo que sería Cacheuta, Potrerillos, el Valle de Uspallata, Punta de Vacas, Penitentes, Puente del Inca, Parque Nacional Aconcagua y Villa Fronteriza Las Cuevas. No pudimos conocer el Cristo Redentor antes de cruzar a Chile, pero en fin como verán, estarán todo un dia recorriendo por las rutas, desde la ciudad, el corredor oeste, la Ruta 82 y Ruta 7, lleno de vida, de paisajes únicos y con la vista de los valles entre las montañas y los picos menores de la precordillera hasta llegar a las zonas de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

Así que en términos exactos será una jornada larga de casi 190 kilómetros, con una duración de casi 12 horas contemplando las paradas en los puntos que dispone la agencia “CEPAS”.

DETALLE IMPORTANTE; Nosotros hicimos esta excursión en Noviembre, pero lo que tienen que tener en cuenta principalmente es que si van hacer esta actividad en invierno, es contemplar el estado de la ruta, consultar antes de iniciar el recorrido. Porque puede suceder que en temporada de invierno partes del trayecto se encuentre cerrado por exceso de nieve u otros motivos, esto es algo que nos comentó el guía mientras viajábamos.

PAISAJES, PUNTOS DE PARADAS

Y UN POCO DE HISTORIA.

Sera frecuente que pasemos por muchos túneles, que vayamos parando en distintas partes para disfrutar de los miradores y de lugares únicos. Hay muchos pueblitos que te acompañan a lo largo del camino, esas curvas locas metiéndose entre túneles donde de fondo podrás admirar esos paisajes.

Se podrá observar algo muy importante e impresionante, muchos de los jóvenes que viajamos a Mendoza desde otros puntos del país, desconocemos por completo que en su momento funciono el Ferrocarril Trasandino Los Andes-Mendoza, que fue inaugurado en Abril de 1910, conectando La Ciudad de Mendoza con Chile y que por aludes en zonas de alta montaña tanto del lado de Argentina y Chile provoco que se suspenda su continuidad en el año 1984. Aún hay un tramo que funciona pero es del lado del país vecino, esta historia nos contaron durante el trayecto y la verdad que fue de apreciarse, como también lamentarse que hoy en día no funcione algo que sería tan lindo y que sirviera para potenciar el turismo, como las economías regionales e internacionales con Chile. Pueden buscar más información si es que les gusto esta parte de historia, esto es solo un breve resumen de la historia.

POTRERILLOS; Un pequeño pueblo de montaña, donde muchos residentes de la ciudad mendocina tienen sus casas de fin de semana. Cuando se pasa por esta zona se puede apreciar el reflejo de las montañas sobre el lago (Embalse Potrerillos), en un dia donde todo está despejado, el sol genera en el lago un efecto espejo y es asombrosa la postal que te regala. Aquí hicimos la primera parada para poder ver y admirar la vista del lago artificial formado por el Dique Potrerillos. Antes de llegar a Potrerillos, pasamos por el Valle de Cacheuta, no paramos, pero se pudo observar su encanto. Aunque otro dia distinto visitamos las famosas termas de Cacheuta, pero eso es otra historia que contaremos próximamente.

VALLE DE USPALLATA; Este fue el siguiente tramo y avanzamos casi sin detenernos, es el pueblo cabecera de la zona de montañas. Sus paisajes en medio de la ruta, en el mismo pueblo y saliendo, esos colores hermosos que nos regalan son muy cambiantes, esas formaciones montañosas muy variadas y multitud de túneles te asombraran antes de llegar.

En este pueblo hermoso hicimos la segunda parada y con un buen tiempo de casi una hora. Cuenta con todo lo necesario, nosotros aprovechamos de ir a retirar efectivo al cajero del banco, pasamos por YPF para comprar algunas galletitas para la vuelta, compramos algunas artesanías y Sofi se llevó unas cremas orgánicas. Por ultimo yo me traje un hermoso mate y cargue nuevamente agua caliente donde compre el mate, este mismo lugar estaba al lado del hotel “LOS CONDORES” y la tienda que era una pastelería, casa de té, artesanías se llama “Casita Suiza”. Los chicos que nos atendieron unos genios, hasta unas calcomanías nos regalaron. De esta manera volvimos a la ruta y a seguir con la travesía.

INFO PLUS; En este hermoso valle mendocino se filmó la recordada película Siete años en el Tíbet.

Este hermoso viaje continúa pasando por pequeños pueblos de montañas, como Polvaredas, Punta de Vacas, hasta llegar al:

EL CENTRO DE SKI LOS PENITENTES; que ya superando más de la mitad del camino hacia Las Cuevas, podremos ver este centro importante que es la mayor infraestructura de La Cordillera de los Andes.

 

Se encontraba vacío y desértico para la fecha en que viajamos, pero este lugar es sumamente importante en la temporada de invierno, explota de viajeros, que vienen a realizar esquí, snowboard y hel-esquí. No importa si son esquiadores principiantes como experto, es un lugar donde se puede disfrutar y por lo que pudimos observar y escuchar del guía, ofrece una amplia variedad de servicios al viajero, como escuela de esquí, centro de compras, restaurantes, hosterías, hoteles, jardín de niños y un boliche, que el boliche/disco fue algo que nos comentó el guía. Nos asombró, así que imagínense como se debe llenar de personas para que todos estos servicios estén a metros de este gran centro de ski. Nunca practicamos deportes en nieve y tampoco es que seamos amante de esto, pero con solo escuchar esto, nos gustaría estar en su temporada que comprende desde mediados de junio hasta fines de agosto.

PUENTE DEL INCA; Una vez retomada la ruta, llegamos a este punto único por su geografía, colores y en especial por su historia. Un monumento natural que se extiende sobre el Rio Las Cuevas, una formación rocosa natural que te impacta al ver los colores amarillo, naranja y ocre. Que estos colores se deben al azufre y otros minerales que corren por el rio.

Los guías nos cuentan sobre una leyenda en la que se creía que el heredero al trono del Imperio Inca estaba afectado de una grave y extraña parálisis. Y que descendieron en búsqueda de las medicinales aguas termales. Los guerreros incas al llegar a este lugar, para hacer realidad el sueño de su amado jefe, se abrazaron unos a otros y formaron un puente humano. Entonces el inca, caminando por encima de las espaldas de sus hombres, llevó a su hijo en brazos hasta la terma, en donde encontró la buscada cura. Cuando volvió atrás su mirada para agradecerles a sus guerreros, éstos se habían petrificado, creando el famoso puente y de ahí este nombre a este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La leyenda es más larga y la pueden buscar si quieren. En fin aquí funciono El Hotel Puente del Inca construido en 1925, pero en 1965 los frecuentes aludes que tiempo antes ya habían afectado también al servicio del Tren Trasandino, destruyeron totalmente el hotel, dejando solo la pequeña capilla colonia.  Hoy en día en esa zona funcionan puestos de artesanías, algunos pequeños comercios chicos, se puede ver parte del tramo del viejo ferrocarril, hay una casa del Correo Argentino y hermosas pinturas artísticas en sus paredes. En la zona del hotel y de la capilla anteriormente se podía acceder, en la actualidad no se puede por peligro de derrumbe.

PARQUE PROV. ACONCAGUA; Esta fue la siguiente parada, donde bajamos para caminar un rato y hacer un recorrido chico del sendero y desde su mirador poder ver al increíble Aconcagua, una sola palabra, imponente. Sinceramente impone miedo y respeto, nada menos que la montaña más alta fuera del Himalaya. Esta la posibilidad de ingresar al Parque Provincial y hacer otros senderos más largos, como también el generar el permiso para hacer el ascenso a la cumbre del Aconcagua. Acá compartimos unas fotos con otro grupo numeroso de viajeros y nos llevamos nuestra foto juntos. Las brisas del viento te sacudían sinceramente, me causa gracia, porque en la foto me tuve que cubrir por completo con el rompeviento al igual que Sofi y salimos con las gorras de nuestras camperas todo cubierto. Nos subimos nuevamente al transporte y partimos hacia el último punto de la excursión.

LAS CUEVAS; antes de ingresar podíamos observar el túnel del viejo ferrocarril al costado de la ruta, en una parte ingresamos nosotros dentro del túnel sobre la ruta y al salir nos encontramos en el fondo el famoso arco de Las Cuevas, creo que desde que habíamos dejado Uspallata este fue el siguiente punto donde podíamos ver un poblado un poco más grande, lleno de servicios y es nada menos que el último punto antes del paso fronterizo con Chile.

Acá paramos para almorzar, los chicos de “CEPAS” nos habían dicho que se pagaba todo en efectivo y fue por eso mismo que en Uspallata retiramos dinero para almorzar en este lugar. Nos estaban esperando para almorzar, al ingresar a este lugar con forma de arco observamos que todas las agencias traían a los viajeros a comer acá, por ende era económico. Se podía apreciar fotos de este lugar en otra época, con otro esplendor, fotografías de cuando el Tren Transandino funcionaba todavía y eran lindas fotografías. Suponemos que en su momento fue otra cosa este lugar, por ende, ojala volviera este ferrocarril para devolver más vida a toda esta zona que lo tiene todo.

Después de almorzar, nos fuimos a recorrer alrededor del restaurante, nos sacamos unas fotografías y caminamos durante 40 minutos contemplando un paisaje que no sabemos cuándo volveríamos a ver, sin dudas todavía recuerdo las brisas del lugar, ese aire puro de montaña y como chocaba en mi rostro. A la fecha de hoy hasta recuerdo las calles del pueblo de Uspallata por donde transitamos, su rotonda, la estación de servicio, el banco, el hotel, la casita de té, donde Sofi compro sus cremas que a casi dos años de este viaje todavía conserva.

Regresando al transporte, emprendimos la vuelta hacia la Ciudad de Mendoza, un poco cansado, regresamos por momento despierto porque los guías nos invitaban a parar y llevarnos una última mirada en distintos mirados, como otros momentos abrazados y cerrando un poco los ojos.

Así que de esta manera finalizamos esta travesía, contento hasta el día de hoy… Mendoza es cautivadora, una Provincia donde sus habitantes te harán sentir calidez humana, y donde sus paisajes te regalaran recuerdos únicos, a tal punto de estar escribiendo esto y generando que recuerde todo como si hubiera sido reciente. Gracias a los chicos de “CEPAS” por regalarnos un lindo dia lleno de historia y de aventura, no nos queremos olvidar tampoco de Carolina Vázquez Palero, que nos gestionó toda la reserva por un error que hubo con el cambio del hotel con mucha amabilidad. Recordando el viaje de AndesTruck, este viaje y las otras notas sobre Mendoza, la verdad que gracias Mendoza por ser el viaje de mil viajes.

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
LA-COMUNIDAD-VIAJERA.png